No se por donde empezar.
Insisto en decir que la vida es una mesa con varias patas y que si
algo está mal es solo cuestión de ver que pata está fallando y
apoyarse en las demás. Pero cuando soy yo misma no me sale.

No me siento cómoda con mi presente. O con mucho de mi presente. Y que difícil es sacar eso hacia afuera. Ponerlo en palabras. Escribirlo. Volver a leerlo.

Ya no puedo ignorar los dolores de cabeza que persisten. Tampoco los principios de fiebre. Parece que mi cuerpo ha decidido empezar un paro. Si no escucho las señales que me da mi corazón y mi cerebro de que todo debe cambiar, ¿escucharé a mi cuerpo?

“No todavía. No puedo. Todavía no puedo” me repito constantemente.
Me refugio en lo que me gusta: en la ciudad, en sus rincones, en la
compañía, en mi familia, en la soledad, en el recordar (porque a veces se me olvida) que estoy viva.

¿Alguna vez le contaré finalmente a alguien acerca de estos días como un recuerdo?
No lo sé. No estoy segura.

Sospecho que en definitiva depende de mí.

“Todo lo que tenemos que decidir es que hacer con el tiempo que nos es dado”.

 

 


 

Nota: hace ya varios años cuando me preguntan “Y que te gustaría ser (cuando seas grande)?”, respondo: “Escritora”, y sin embargo pocas veces escribo textos que me animo a que otros lean.
Fue por eso que, hace algún tiempo, me animé a sumar algunos posts con más texto que imágenes, bajo el nombre de los #postdelosmartes. Pueden ver todos los anteriores posts de esta “sección” haciendo click en este link.

Estos textos pueden tener algo, mucho, poco o nada de verdad. Cualquier similitud con la realidad, es pues pura coincidencia. O no.

Este es el Capítulo 2 de lo que quizás un día sea un libro. O no.


3 comentarios

  1. Hola flor siempre te leo pero nunca me anime a comentar. nose si sea por el momento en mi vida en el que estoy pero lo que escribiste me llego bastante. Te felicito por animarte a hacer lo que de verdad te apasiona. a veces es tal la insatisfacción que sentimos que buscamos cualquier excusa para perdernos y no tener el coraje de enfrentar eso que nos esta lastimando. O al menos asi me siento yo. Pero hay q salir a flote. Me encantan estos post. Un beso y muchos éxitos

  2. Hola Flor, hace algunas semanas llegue tu blog por casualidad y quería comentarte que me encanta!.
    Me sentí muy identificada con este post, a veces parece muy fácil decir que hay que salir para adelante pero hacerlo es tan difícil. Habrá que animarse a dar ese paso que tenemos que dar para salir adelante y poder ser feliz hoy. Tenemos que dejar de posponer.
    Un beso,
    Orne

Leave a Response