Aprender idiomas: ¿Por dónde empezar?

Si el 2018 te agarró con ganas de aprender un idioma nuevo, ¡este artículo está hecho a tu medida!

 

Es normal que al momento de decidir aprender una nueva lengua nos encontremos con impedimentos bastante predecibles, como falta de tiempo o falta de dinero para pagar clases. Hoy esas situaciones suenan más a excusas que a verdaderos problemas. Les presento una guía sobre cómo meterse de lleno en ese idioma que hace tiempo están  postergando.

 

1- TIRATE DE CABEZA

Es importante rodearnos de la cultura en la que se habla la lengua en cuestión. Por ejemplo: si quiero aprender francés, es bueno consumir cine francés. No me refiero a cambiar el idioma de una película al francés sino consumir la cultura propia de ese país. Eso nos permitirá entender progresivamente la idiosincracia del país, de su gente, cómo piensan, cómo viven y entienden el mundo. Es mucho más que traducir palabras. De hecho hay palabras que no tienen traducción porque el concepto al que refieren no existe en nuestras latitudes. Algunas ideas para empaparse de una nueva cultura son:

  • Comer comida y aprender recetas típicas. Probar especias, oler condimentos, incorporar ingredientes típicos.
  • Ver cine del país.
  • Leer libros de autores del país de cualquier época.
  • Seguir en redes sociales a líderes o influencers locales.
  • Escuchar radio y música típicas.
  • Conocer su historia (a través de videos de Youtube, relatos de allegados que hayan viajado, podcasts, libros, etc.)
  • Si podés, viajá a ese destino y aprovecha cada segundo para absorber todo!

 

2- ¡INTERNET!

No es novedad que hoy el celular tiene tantas funciones como nosotros (y la memoria del aparato) queramos. Usalo a tu favor!!!

  • Bajate un diccionario. Podés empezar con uno básico que te saque dudas rápido.
  • Bajate podcasts sobre temas que te interesen en el idioma de tu preferencia.
  • Fijá un momento del día para: entrar a diarios y leer los titulares, el clima, observar cómo se escriben las fechas o cuál es la forma de medir la temperatura, leer cosas simples como chistes, cuentos para chicos, blogs sobre temas que te interesen.
  • Redes Sociales. Las redes sociales son sociales!! Convertite en un miembro activo! Hacé amigos, averiguá si cerca de tu casa hacen meet ups, chateá con personas de otros países. Podés encontrar en Facebook, por ejemplo, páginas destinadas a hacer tandems (se encuentran dos personas y cada una practica el idioma del otro). También podéis seguir hashtags relevantes en Instagram como: #aprenderfrances, #frances, #francia, etc.
  • Sitios para aprender idiomas: webs gratuitas a las que podes acceder desde tu móvil u ordenador y comenzar una actividad interactiva de aprendizaje. Aquí tres de las plataformas más famosas, todas son gratuitas, interactivas, visuales, dinámicas…y adictivas!!!
  • Duolingo: https://www.duolingo.com
  • Busuu: https://www.busuu.com (ofrece contacto con hablantes de todo el mundo).
  • Memrise: https://www.memrise.com

 

3- CHAT, CHAT, CHAT

La práctica hace al maestro. Hablá desde el día cero. No importa que tan malo seas pronunciando, eso mejora con el tiempo, el estudio y la práctica. Acércate a personas que tengan el mismo interés que vos y tratá de pronunciar algunas palabras. Si sos tímido, ¡animate! Podés empezar hablando con vos mismo. Un ejercicio muy útil es pensar en otro idioma (lleva tiempo y al principio es costoso, pero no dejes de intentarlo!)

  • Sé curioso. Tener los ojos bien abiertos!! Como decíamos más arriba, se trata de experimentar  y hacer un contacto progresivo y natural con un idioma. La lengua es parte de algo mucho más abarcativo: la cultura de un pueblo. Si nos mantenemos alerta, las señales van a aparecer. En mi caso voy a descubrir seguramente gente famosa con apellido francés, marcas francesas, condimentos típicos, palabras que los hispano parlantes adoptamos del francés, razas de perro (bulldog francés!), y la lista es interminable. Preguntate ¿por qué? Por qué se dice ¿baguette, bureau o croissant? Hacete amigo de las preguntas!
  • Deja la gramática para después. Si no necesitas con urgencia aprender un idioma por necesidad, te recomiendo que comiences poco a poco. Leé, escuchá, mirá y hablá sin preocuparte tanto por la perfección gramatical. Acercarse a la gramática con el oído  y la vista entrenados te va a permitir procesar de manera más intuitiva la teoría. Tendrán más sentido las reglas porque las vas a relacionar con lo que ya aprendiste.

 

4- ROMA NO SE CONSTRUYÓ EN UN DÍA

Paciencia, práctica y más práctica. Tenés que saber que el aprendizaje de un nuevo idioma lleva tiempo. No es acumular y memorizar pilas de palabras. Sí, claro que hay que memorizar; pero el aprendizaje a largo plazo está basado en pequeñas dosis periódicas. Dale tiempo al cerebro para que procese todo lo que aprendiste. Con constancia y dedicación no hay chino mandarín que pueda con vos!!!

Espero que les sirva!! Si lo llevan a la práctica, cuéntenme sus experiencias!!

Saludos!!!

Flor

Instagram: @florenciafilippa

Compartir en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube