De La Cabeza: Cómo mantener sano el cabello largo

  • Alimentación e hidratación: Uno de los aspectos más importantes y que quizás más cuesta incorporar a la rutina es el tener una buena alimentación (variada y lo más sana posible) y tomar agua todos los días. Una buena táctica para conseguir esto último es tener siempre con unx una botella con agua para ir adoptando el hábito de tomar y que siempre que nos de sed, tengamos eso a mano y no busquemos desesperados un kiosco porque probablemente ahí elijamos otra cosa. Por supuesto, las consecuencias de la buena alimentación e hidratación toman su tiempo y se debe tener constancia para ver resultados pero, sin dudas, es lo más importante a la hora de ayudar a las fibras capilares a crecer y permanecer fuertes y sanas.
  • Lavado: Cuanto más largo sea el pelo, hay más chances de que la diferencia en cuanto a hidratación entre las raíces y las puntas sea mayor. Es importante lavar muy bien el cuero cabelludo con shampoo para evitar que se engrase y, también, hidratar muy bien el largo y las puntas con acondicionador para evitar que se quiebren y se abran con el tiempo.
  • Secado: El largo del cabello y las puntas en casi todos los casos son la parte más maltratada del pelo. Esto sucede porque constantemente están en mayor contacto con el medio ambiente que las raíces y por ser fibra capilar más “vieja” que pasó por más tratamientos y procesos como secador y planchita. Es importante siempre secarlo de arriba hacia abajo y sin frotarlo para no generar frizz ni puntas abiertas. Al finalizar el secado, utilizar la opción de aire frío por unos minutos (la incluyen la gran mayoría de los secadores) y pasar el aire por todo el pelo para así sellar las cutículas que el calor abre.
  • Cuidado extra: Definitivamente con los cuidados diarios comunes seguro podamos tener pelo largo por el tiempo que queramos pero para que además luzca sano, brilloso e hidratado vamos a necesitar algo más. Una vez por semana al menos, es necesario realizar algún tratamiento intenso de hidratación para compensar el daño que genera la planchita, el secador (si los usamos) y los factores ambientales comunes del lugar donde vivamos. Estos tratamientos o mascarillas pueden ser naturales o no, lo ideal sería ir alternándolos. A continuación les dejo dos links a posts anteriores en los que hay varias opciones de los dos tipos y para distintos tipos de cabello: https://pennylaneblog.com/2018/03/de-la-cabeza-productos-naturales-para-cuidar-el-pelo.html y https://pennylaneblog.com/2017/11/cuatro-recomendados-para-pelo-danado.html .

Recuerden que pueden enviarme tanto por instagram como por twitter (en ambos soy @femintonella) consultas de productos específicos, dudas o sugerencias.

Gracias por leer y hasta el próximo De La Cabeza!

Compartir en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *