#FlorenNYFW – February 2019 – Look 2: Florals for winter + The fear and pressure of turning 30

[English translation below]

Me sucede seguido que mucha gente no puede creer que tengo 31 años.

“No pareces” “Ni ahí pensé que tenías 30” “Pensé que eras más chica” “Estaba segura que tenías 25 o 26”

Lo tomo como un “halago” simplemente porque entiendo que se traduce en que realmente me estoy cuidando muy bien la piel de la cara (probablemente resultado de mi extensa rutina de noche jaja).

Sin embargo, por momentos yo tampoco me siento de 30, o mejor dicho, no siento que sea la persona que creí que iba a ser cuando tuviera 30.

Cuando era más chica me imaginaba que mis 30 años iban a ser muchas cosas que están bastante lejos de mi realidad actual: tener una casa propia, un auto, cuidando de mis hijos… Esa es la “Flor de 30 años” que imaginaba la de 10.

Pero al mismo tiempo pensaba que tener 30 años era sinónimo de “have your shit together” como se dice en inglés que podría traducirse como “tener tu vida resuelta” o “tener las cosas claras”, y por eso en mis veintes y en la medida que me acercaba más y más a cumplir 30, menos quería que llegara ese momento.

No tenía mi vida resuelta, no podía llegar a los 30.

Pero un año y casi 3 meses más tarde creo que entendí (o mejor dicho, todavía estoy en proceso de comprender) que cumplir 30 es sólo un número más, y si bien significa de algún modo significa que uno es casi definitivamente un adulto, la presión y el miedo instalados por el cambio de década no tienen demasiado sentido.

Nadie tiene la vida resuelta cuando cumple 30.

Ok, NADIE quizás sea una exageración, porque hay mucha gente que parece haber alcanzado el éxito profesional, un cierto bienestar emocional y que ha formado una familia a los 30 años, pero la realidad es que esas personas suelen ser más bien la excepción que la regla.

Y si bien si, Messi o tal vez Chiara Ferragni parece que ya lograron tildar todos los casilleros de la vida y acaban de cumplir los 30, lo más probable es que vos, yo y todas las personas que conocemos no estén en esa situación.

Cumplir 30 está más cerca de ser crisis que de estabilidad, de ser sinónimo de cambio más que de quedarse quieto y de empezar a construir más que de haber terminado con todo.

No sabemos lo que queremos a los 18 años.

Siempre que tengo la oportunidad, comento lo loco que me parece que “tengamos” que elegir una carrera a los 18 años. ¡¿Qué sabemos a los 18 años?! (Spoiler: NADA)

La realidad es que lo que nos gusta, disfrutamos hacer y podemos pensar que es nuestro “camino” a los 18 años puede ser MUY distinto de lo que queremos hacer 10 años después.

La mayoría de las veces, a los 18 años sólo conocemos muy poco: nuestro entorno se acaba en el colegio, en nuestros compañeros y amigos, en nuestra familia y tal vez en algún lugar que pudimos conocer en un ocasional viaje, pero no mucho más que eso.

Los 20 son para experimentar, los 30 para hacer eso que queremos

Hace un tiempo Eva Chen (que ya saben que la amo) respondió esto a través de Instagram Stories cuando alguien le contó quetenía 23 años y se sentía perdido y sin saber que hacer con su vida.

Los “vents” son 10 años de oportunidades. De empezar una carrera universitaria (o 2 o 3), de descubrir que disfrutamos hacer y que no, de cambiar de trabajo una, dos, tres, cuatro veces. De conocer gente, de viajar, de vivir experiencias distintas. De explorar, de entender que nos gusta, que nos imaginamos haciendo.

Son años para avanzar, pero también para equivocarse, retroceder y empezar de nuevo.

La edad es lo que uno hace de ello

Esta es una frase que también he leído miles de veces, y en especial cuando aparecen noticias de alguien que terminó una carrera universitaria a los 80 o se casó a los 60 o cambió de carrera después de muchos, muchos años o ganó una maratón ya habiendo pasado la “edad óptima” para correr.

Y la verdad es que es un poco así. Si bien obviamente los años se traducen en ciertos cambios y limitaciones físicas, que como seres humanos podemos retrasar, combatir pero en definitiva no detener por completo, también es cierto que somos nosotros los que podemos decidir que hacer, cuando y como.

Cumplir 30 años no significa que ya tenes que tener un trabajo o una pareja para toda la vida, salvo que vos quieras que así sea.

Crisis = oportunidad

Hace algunos años se hizo popular la creencia de que los caracteres chinos para la palabra crisis eran los mismos que para la palabra oportunidad y que por lo tanto crisis, en chino, era lo mismo que oportunidad. Tiempo después, muchos lingüistas lo negaron y explicaron que en realidad sindica “peligro ante una encrucijada” y que no se traduce literalmente como oportunidad.

Sin embargo, y a pesar de ello, en la frase tomo populiradidad y se volvió casi una regla.

Y de algún modo lo es. Las crisis suelen enfrentarnos con las cosas que mas tememos, con aquellas de las que huimos, y es nuestra actitud en esos momentos la que define si una crisis puede llevarnos hacia una oportunidad de algo nuevo.

En definitiva: no existen reales motivos para tener miedo o estresarse por cumplir 30 años. La mayoría de las veces sólo están en nuestro cabeza o nos vienen impuestos por la sociedad o quienes nos rodean, pero está en nosotros decidir si queremos sentirnos de un modo u otro.

Ya sea que están recién entrando en sus veintis, o tal vez ya llegando a los 30 o ya sea que los hayan pasado hace rato, me encantaría saber como lo sienten o que piensan, en especial si son mujeres (que creo que la presión social en nosotras es aún mayor por «HOLA PATRIARCADO», claro, pero bueno, eso ya es tema para todo otro posteo).

Espero que les haya gustado este nuevo post, estas reflexiones y este look, que use para el segundo día de la Semana de la Moda en Nueva York.

Besos!

Flor.


It often happens to me that many people cannot believe that I am 31 years old.

«You do look 31» «I did not think you were 30» «I thought you were younger» «I was sure you were 25 or 26»

I take it as a «compliment» simply because I understand that it means that I’m really taking good care of the skin on my face (probably the result of my extensive nighttime routine haha).

However, at times I do not feel 30 either, or rather, I do not feel that I am the person I thought I was going to be when I was 30.

When I was younger I imagined that my 30s were going to be many things that are quite far from my current reality: to have a house of my own, a car, taking care of my children … That is what I imagined when I was around 10.

But at the same time I thought that being 30 years meant to «have your shit together», and that is why in my twenties and as I got closer and closer to turning 30, I really did not want that time to come.

I did not have my shit together, I could not reach 30.

But one year and almost 3 months later I think I understood (or rather, I’m still in the process of understanding) that turning 30 is just another number, and while it means in some way that one is almost definitely an adult, the pressure and fear installed by the change of decade do not make much sense.

NO ONE HAS THEIR LIFE RESOLVED WHEN TURNING 30.

Ok, NO ONE is perhaps an exaggeration, because there are many people who seem to have achieved professional success, a certain emotional well-being and who have formed a family at 30, but the reality is that these people tend to be the exception rather than the ruler.

And if yes, Messi or maybe Chiara Ferragni seems to have already managed to check all the boxes of life and they have just turned 30, the most likely thing is that you, me and all the people we know are not in that situation.

Turning 30 is closer to crisis than of stability, of change rather than standing still and starting to build more than having finished everything.

WE DO NOT KNOW WHAT WE WANT AT 18 YEARS OLD.

Whenever I have the opportunity, I comment how crazy it is to «have» to choose a career at 18. What do we know at 18 ?! (Spoiler: NOTHING)

The reality is that what we like, enjoy doing and we can think that it is our «path» at 18 years old can be VERY different from what we want to do 10 years later.

Most of the time, at 18 we only know very little: our environment ends up in school, in our classmates and friends, in our family and maybe somewhere we could meet on an occasional trip, but not much more.

THE 20s ARE TO EXPERIENCE, THE 30s TO DO THAT WE WANT

A while ago Eva Chen (who y’all already know that I love) answered this through Instagram Stories when someone told her that he/she was 23 years old and felt lost and not knowing what to do with his life.

The «twenties» are 10 years of opportunities. To start a university career (or 2 or 3), to discover what we enjoy doing and not doing, changing jobs one, two, three, four times. To meet people, to travel, to live different experiences. To explore, to understand what we like, what we imagine doing.

They are years to advance, but also to make mistakes, to go back and start again.

AGE IS WHAT ONE DOES WITH IT

This is a phrase that I have also read thousands of times, and especially when reading news of someone who finished a university career in the 80s or married at 60 or changed career after many, many years or won a marathon after the «optimal age» to run.

And the truth is that it is a bit like that. While obviously the years are translated into certain changes and physical limitations, which as human beings we can delay, fight but ultimately not stop altogether, it is also true that we are the ones who can decide what to do, when and how.

Turning 30 years does not mean you already have to have a job or a partner for life, unless you want it to be that way.

CRISIS = OPPORTUNITY

Some years ago the belief that the Chinese characters for the word crisis were the same as for the word opportunity became popular and that therefore crisis, in Chinese, was the same as opportunity. Some time later, many linguists denied it and explained that in reality it is a «danger at a crossroads» and that it does not literally translate as an opportunity.

However, and despite this, the phrase took height and it became almost a rule.

And in a way it is. Crisis often confront us with the things we fear the most, with those we fled from, and it is our attitude in those moments that defines whether a crisis can lead us to an opportunity for something new.

In short: there are no real reasons to be afraid or stressed by the simple fact of turning 30 years old. Most of the time they are only in our heads or are imposed by society or those around us, but it is up to us to decide if we want to feel one way or another.

Whether you are just entering your twenties, or maybe already reaching 30 or have been 30 something for a while now, I would love to know how you feel or think.

I hope you liked this new post, these reflections and this look, that you use for the second day of NYFW.

xx, Flor.

9 Comentarios

  1. Carla
    27 marzo, 2019 / 9:46 pm

    Para reflexionar todo! El miedo nos constituye como seres humanos, a cualquier edad, es un desafío crecer y animarse, como vos lo hiciste.
    Amé tu look❤️

    • Flor
      Autor
      4 abril, 2019 / 3:03 pm

      Tal cual! Y el miedo mismo a veces nos ayuda a crecer!

  2. Valeria
    27 marzo, 2019 / 9:54 pm

    Qué buen post! Siempre tenés cosas para decir que valen la pena leer, me siento tan pérdida a veces, me veo chiquita aunque ya tengo 24 y emocionalmente tampoco me siento madura, pero crecemos un poco todos los días y creo que hay que descubrir que cosas sacan lo mejor de nosotros😍

    • Flor
      Autor
      4 abril, 2019 / 3:03 pm

      Aw, gracias Val!

  3. Celeste
    27 marzo, 2019 / 10:02 pm

    Me encanto !!
    Yo tengo 31 ! (En julio llegó a los 32), y los 30 los ame ! Fueron bien !! Pero los 31 me mataron ! Creo q es mi peor año desde hace tiempo . Y si la presión social es mucha !
    De hecho hoy me dijeron : NO ENTIENDO PORQUE TODAVÍA ESTÁS SOLA !
    Y sentí una puntada en el estómago . Todavía no tengo aún resulta mi vida profesional y creo que es eso . Pero cómo que los que están a tu al rededor quieren que por lo menos tengas pareja ( ya q no llegue aún a casarme o tener hijos )
    Y la verdad que a veces molesta un poco .
    Pero todo lo que expresas es muy cierto !
    Besos Flor !

  4. Laly Parodi
    28 marzo, 2019 / 12:12 pm

    Cumpli 32 años este año y definitivamente los 30 son para hacer lo que queremos y aprender de que nadie es tu dueño, de que nadie mas que vos vive tu vida, de que tus tiempos no son los mismos que los demas, te empezas a despojar de sentir la presión de cumplir las expectativas de vida, de que no es o formas una flia o te volves viajera, no, vas a hacer lo q tengas ganas sin obligarte a nada!! Hay que amar la edad que tenemos, y saber aprender de cada momento vivido. Gran post Flor!! ♥

  5. 28 marzo, 2019 / 2:29 pm

    Hola Flor! me encantó el post, especialmente porque me siento muy identificada: tengo 31 y tampoco nadie me da la edad que tengo, y tampoco yo me siento de 31! Y ni hablar de tener mi vida «solucionada» a esta edad, no estoy ni a mitad de camino. Pero creo que lo mejor es vivir a nuestro ritmo, y no compararnos con otras personas ( a pesar de las presiones externas que a veces tenemos): cada uno/a tiene su ritmo y ha pasado por diferentes cuestiones a lo largo de su vida, por lo que no somos todos iguales.
    un beso y hermoso el vestido tambien ♥

  6. _georginag
    4 abril, 2019 / 5:48 pm

    Flor, me encanto el post.
    Este domingo cumplo 23 años y no puedo creer como pasan los años, pero aún hay mucho por vivir!!
    Hay tantas cosas que tengo que aprender y realizar.
    Te mando un beso
    Siempre te sigo por Instagram y YouTube!😘

  7. Ayelén Iara Torres
    2 mayo, 2019 / 1:23 pm

    «Cumplir 30 está más cerca de ser crisis que de estabilidad, de ser sinónimo de cambio más que de quedarse quieto y de empezar a construir más que de haber terminado con todo».
    Me quedo muchísimo con esta frase, Flor! GRAN verdad! Siempre tuve mi frase típica «la mejor edad es la que tenemos», y muchas personas un poco más grandes me decían «eso es porque sos joven» y la verdad que últimamente a medida que me voy acercando a los 30 me tengo que agarrar cada vez más fuerte de esa frase porque siento que me va dando miedo tener 30. Porque sí, porque pensé que a esa edad iba a haber alcanzado muchas de las cosas que realmente quiero pero que siento que todavía me falta para «lograr». Como ser madre, hacer un buen ingreso de lo que me gusta, viajar mucho… perder el pánico escénico, bailar a un nivel casi profesional, haber escrito un libro… la lista continúa. Son tantas cosas que me en lugar de hacer al menos una, me quedo paralizada, detenida por el miedo, y no hago ninguna! así que me tengo que recordar siempre que LA MEJOR EDAD ES LA QUE TENEMOS y que el momento que tenemos para vivir lo que queremos es AHORA. Ni ayer, ni mañana. Gracias por el post! me encantó! y excelente look, eso ya te lo dije en tus posteos de la nyfw. Beso grande Flor!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube