#postdelosmartes

PUTERIOH.

Solo por hoy, por un momento, se me ocurrió hacerle caso a esa marca de agua tónica, y “cortar con tanta dulzura”.
Bueno, no es que los post de los martes estuvieran cargados de “dulzura” precisamente, pero si de bastante drama y melancolía.

El puterio, o “puterioh” (o PUTERIOH) como me gusta decir a mi, y como ya el predictivo del celular reconoce es a la vez fácil y difícil de definir.
Esta vez la definición de la RAE mas bien aclara oscurece el concepto que “intento” transmitir, y en realidad no se bien por donde empezar tampoco.

Lo primero que me sale decir es “Detesto el puterioh”.
Detesto el puterioh en todas sus formas, el que implica hablar y hablar y hablar (mal, obvio) de otros, repetir rumores (o verdades, no importa, o en realidad, si), o cualquier otro que se les ocurra, y aun asi entiendo que es inevitable.

En donde haya un grupo de personas que se relacionan, habra puterioh. Es ley.
Está en la naturaleza humana el hablar de otros humanos. La pregunta es: de que? Hasta donde? Cuanto?

Hizo? No hizo? Dejo de hacer? Salio? A quien vio? Que se fue con quien? Que vieron a quien llegar a la casa? Que lo cruzaron donde? Que dijo que? Tuiteo eso? Y viste la foto que compartio? Vos viste con quien sale ahora? Viste la foto en la que la etiquetaron? Te fijaste lo que tiene puesto? Y sabes que me dijo que le dijeron que dijiste que te contaron? Y podria seguir.
Cuanto es verdad, cuanto es mentira de todo eso no importa. Importa socializar, importa compartir, importa contar, comentar con otros, porque ahi esta la naturaleza humana, porque ahi está nuestro “ser humano” en una de sus fases quizás menos agradables.

En esa actividad gratuita de hablar sin saber, opinar porque es gratis, y criticar porque no hay otra cosa para hacer, la actividad de puterirear se vuelve adictiva, y se retroalimenta (o mas bien se retroalimentan sus participantes entre ellos).
Chequear datos, verificar con las fuentes o (wait for it) hablar con las personas involucradas está absolutamente fuera del tablero, porque justamente le quita toda la “emoción” al puterioh.

Estar adentro es facil, bueno, divertido, y te hace sentir parte (creanme que lo se) pero estar afuera es… distinto.
Si, ya se, “cualquier prensa en buena prensa” y “prefiero que hablen mal antes que no hablen” y otras frases que podría reproducir relacionadas con el tema, pero, de verdad, a veces sería mejor que la gente eligiera callar.
Evitar “orejas coloradas” ya me tiene sin cuidado, pero difamar sin sentido es otra cosa.

Como dije al comienzo, detesto el PUTERIOH. O bueno, al menos la mayor parte del tiempo…

20140708-123105 p.m.-45065968.jpg

Tags :Opinion

13 comentarios

  1. “En donde haya un grupo de personas que se relacionan, habrá puterioh. Es ley.” Fijate con quien te estas juntando porque es una generalizacion que nada que ver

  2. No se qué me desespera más. Que escribas “puterioH” como si tuvieras 10 años o que hagas un post entero hablando de semejante pavada. Es tan necesario publicar TODO? Haciendo un post como este abris vos las puertas a que los demás hablen de vos. Y totalmente de acuerdo con el comentario anterior, esa generalización es absurda.

  3. Hola!
    En primer lugar, agradezco sus comentarios.
    Trato de que este sea un lugar de intercambio, y me interesa que comenten, que opinen si algo les gusta o no, y es por eso que publiqué todos los comentarios de este post.
    Entiendo que este “artículo” puede disgustar o molestar, pero no deja de ser una opinión.
    Como tal, es subjetiva y está abierta a críticas y a que, por supuesto, disientan.
    Así, cuando digo que en todo grupo humano hay “puterío” es porque eso es lo que veo desde mi opinión personal, en los grupos en los que soy/fui parte, y porque lo mismo me han contado de grupos de gente que no conozco, pero entiendo que pueda haber excepciones, por supuesto.
    Cómo dije o se desprende del texto, estuve de los dos lados en muchos momentos de estos 26 años de vida.
    Con respecto a lo de ser stalker siii lo soy, pero creo que nada tiene que ver con esto (o no necesariamente, o no va al caso).
    Autorreferencial? Si, no, tal vez, quien sabe no? Si solo me conocen a través de redes sociales o del blog, lamento decirles que no me conocen mucho. Si me conocen más, bueno, podemos juntarnos a hablar personalmente. Como digo, detesto las habladurías. Si tengo un problema con alguien, y ese alguien me importa o me importó, intento hablarlo, no me gusta hablar de eso o de ese alguien con otras personas.
    Es necesario publicar TODO? Esto está lejísimos de ser todo. En redes sociales somos lo que queremos mostrar, la máscara que elegimos ponernos, solo algunas personas me conocen de verdad y saben lo que me pasa cuando acá solo expreso que estoy “muy contenta” o “muy triste”. En el momento que abrí un blog y lo abrí a comentarios y me “di a conocer” ya di el espacio para que “hablen de mi”.
    Lo de puterioh con h es un decir, es mi forma de escribirlo en tono de burla.
    Besos a todos/as!

  4. Innecesario. Tu blog esta bueno cuando mostrás moda, lugares. Pero este tipo de cosas, denotan una inmadurez grande de tu parte. Si no te importara que hablan de vos no publicarías estas cosas. No siempre cuando un grupo de personas se relacionan hay puterioH (la h completamente innecesaria). Hay puterío cuando te juntas con las personas equivocadas.
    Saludos

  5. Llego tarde!
    Nuevamente banco este espacio! Autoreferencial o no, creo que todos muchas veces formamos parte o fuimos de quién hablaba ese puterio! El que este libre, que arroje la primera piedra, please! Lo peor del puterio es su protagonista, el chisme!
    Dice un cuento de la India que me gusta mucho, que un hombre había difamado por envidia de su éxito a un amigo! Al tiempo al verlo caer en desgracia, se sintió muy arrepentido y fue a ver a un sabio porque quería remediarlo. EL sabio le dijo anda a tu casa, toma un almohadón rompelo y deja desparramar sus plumas. EL hombre muy contento volvió a decirle que lo había hecho. Entonces el sabio le dijo, esa es la parte más fácil. Ahora quiero que regreses y juntes todas las plumas que se llevó el viento.
    Pero, él hombre dijo: eso es imposible. No sé a dónde se fueron. El viento se las llevó a todos lados. Eso, dijo el sabio, ¡es el chisme!
    besitos flor!

Leave a Response