Una primavera después.

Las rupturas (del corazón) se atenúan, se desvanecen, pero eso lleva alrededor de un año más de lo esperado, y para el momento que efectivamente sucede, ya no te importan lo suficiente como para darte cuenta.

 

No se cuanto es el tiempo esperable esta vez, pero sí sé que aún no puedo olvidarme de ese 21 de septiembre de 2013.

Llovió torrencialmente, todo el día.

Y lo pasé en la cama con él, todo el día.

 

La cama enorme; las paredes, el techo, las cortinas, blancas.

La lluvia que golpeaba desde temprano los vidrios de la ventana y que suspendía automáticamente los planes que había hecho de bicicleta, y plaza y picnic.

Intercambié algunos mensajes en el grupo de whatsapp confirmando lo evidente: la lluvia había cancelado nuestros planes sin preguntarnos, pero sintiendo, por dentro, que la nueva estación me estaba regalando una nueva oportunidad.

A mi, esta inestable casi descreída del amor, las relaciones, y los hombres, el clima le estaba, en una especie de guiño de complicidad, una oportunidad de estabilidad.

 

Nos consumimos y disfrutamos intenso, como si en verdad no hubiera un mañana.

Salimos sólo a buscar algo de comer a la tarde, cuando ya el hambre no nos daba tregua.

 

Por una vez, por un día, después de mucho –tantísimo- tiempo sentí que las cosas caían en un lugar, comenzaban a encajar.

Tejí expectativas demasiado rápido, pero él me dejaba.

Me dejaba y me encantaba con las palabras que salían de su boca, con su tono de voz calmo, sereno, con su risa, y sus sonrisas, y sus besos.

Nos movíamos por su departamento como si nos conociéramos de toda la vida, como si ese 21 de septiembre no fuera el primer día que pasábamos juntos, sino uno de tantos miles.

Nos tomábamos de las manos, estúpidos, despreocupados, dejándonos llevar por ese algo que ni entendíamos, pero que estaba sucediendo.

Despertaba con sólo horas juntos mi mejor yo. Mi yo más auténtica, alegre, desinhibida, graciosa… me sentí más feliz de lo que me había sentido en mucho, muchísimo tiempo.

 

Lo conocí en agosto, nos disfrutamos en septiembre, arruiné todo en octubre, lloré sin parar noviembre y diciembre, comencé a superarlo en enero, progresé en febrero y marzo, lo vi con su nueva novia en abril, encontré como distraerme en mayo, me perdí nuevamente en junio, confesé en julio extrañarlo, en agosto no haberlo superado y septiembre me encuentra, un año después escribiendo acerca de él.

Escribiendo textos que no va a leer, en un espacio que no va a visitar, redactados por una persona a la que –muy probablemente- no quiere volver a ver.

 

Quizás las rupturas llevan efectivamente un año más de lo esperado en ser superadas, y en el transcurso hacia eso nos dejan tristes pero terriblemente inspirados. Es muchísimo más fácil escribir con esa emoción a flor de piel y las lágrimas en los ojos que esbozar siquiera unas líneas con la sonrisa que portaba hace un año.

 

Pero la primavera es promesa renovada, y la vida siempre vuelve a dar nuevas chances.

Cruzo los dedos, por esas nuevas chances. Y en un año les cuento.

 

***

Nota: hace ya varios años cuando me preguntan “Y que te gustaría ser (cuando seas grande)?”, respondo: “Escritora”, y sin embargo pocas veces escribo textos que me animo a que otros lean.
Con el “cambio” del blog, me animé a sumar algunos posts con más texto que imágenes, bajo el nombre de 
los #postdelosmartes. Pueden ver todos los anteriores posts de esta “sección” haciendo click en este link.

Estos textos pueden tener algo, mucho, poco o nada de verdad. Cualquier similitud con la realidad, es pura coincidencia. O no.

25 Comentarios

  1. marianita
    23 septiembre, 2014 / 12:19 pm

    Gracias porvestos post, que lo revuelven todo….pero me hace sentir mas acompañada. Gracias

  2. Deb
    23 septiembre, 2014 / 1:40 pm

    Alucinante, me encantó, ..sólo una duda, estas hablando del chico del primer post??, del auto sin frenos?, o son dos historias diferentes?
    Me encanta todo lo que escribís, por más #PostdelosMartes

    Saludooss..

    • Flor
      Autor
      23 septiembre, 2014 / 1:46 pm

      Sos una lectora muy atenta 😛

      • Deb
        23 septiembre, 2014 / 5:01 pm

        Suelo ser muy observadora 😉

  3. 23 septiembre, 2014 / 1:48 pm

    Que triste, pero que lindo! <3

  4. Luna
    23 septiembre, 2014 / 2:03 pm

    flor sos un poco -bastante- intensa. Te enamoraste de alguien un mes, al mes siguiente cortaste y es todo un drama. Me pregunto entonces si superaste a tu primer novio.

    • Flor
      Autor
      23 septiembre, 2014 / 2:06 pm

      Yo suelo decir que soy densa, pero intensa podría ser también 😛
      Y esto no es un drama Luna, es solo un texto escrito por alguien a quien le gusta escribir, solo eso.
      Y mi primer novio no es asunto tuyo ni de nadie 😉
      Besos!

  5. sally
    23 septiembre, 2014 / 3:24 pm

    Interesante texto, me gusta mucho la parte como explicas por meses todo, me imagine un video rápido sobre esa temporada de tu vida.
    Hoy con la lluvia a mil, todos se ponen algo nostálgicos como me decía un amigo pero a veces también es bonito, la gente sale a la calle buscando donde cobijarse como si jugaran a quien llega mas rápido al techo mas cercano jaja.
    Regresando al tema estas cosas suceden pero poco a poco pasan, se superan, creces mucho y por ahí sin darte cuenta otra vez te das la oportunidad de comenzar mucho mas renovada y madura.

    • Flor
      Autor
      23 septiembre, 2014 / 3:43 pm

      A mi tu comentario me hizo acordar a este corto del largometraje “Paris Je t’aime”:

      (miralo!)
      Y si, comom decis, todo, todo, nos hace crecer 😉
      Gracias por pasar <3

      • sally
        24 septiembre, 2014 / 2:10 am

        siiii que buena esa escena.

        gracias por hacerme recordar la película, la veré de nuevo 🙂

  6. Mica
    23 septiembre, 2014 / 4:13 pm

    Muy lindas palabras Flor! Y super profundo el post! Me encanta el Post de los MARTES!
    Transito ese momento, ruptura. Muy dificil,con días buenos, otros malos. Lo más dificil es especular con la duración, en esa etapa estoy ahora. Jajaja.
    Espero que sea pronto! Y si no, seguirán sufriendo mis tarjetas de crédito.

    • Flor
      Autor
      23 septiembre, 2014 / 4:26 pm

      “Y si no, seguirán sufriendo mis tarjetas de crédito.”
      jajaja GENIA.

  7. Claudia
    23 septiembre, 2014 / 11:50 pm

    Es que lo tuyo hace tele transportarse y vivir una mezcla de sentimientos.
    Como decía una por ahi, la tarjeta de crédito pide auxilio, y mi pelo también con tanto cambio que le he dado por estos kilombos amorosos.
    yo voy casi por dos, y la tormenta no pasa.
    http://www.yonosoychicaporno.blospot.com

  8. Rox
    24 septiembre, 2014 / 1:42 pm

    No solo escribir cursilerías tales que haría sonrojar de vergüenza ajena a una fanática de Corin Tellado, sino que tenés un GRAVE problema con las comas y los signos de puntuación.
    Metes comas en cualquier lado, no las cerras y el uso de la gramática es pésimo. Seguí con el anhelo de ser escritora porque de la realidad estas lejísimos. Besito

    • Flor
      Autor
      24 septiembre, 2014 / 9:12 pm

      Poner un montón de puntos y comas es lo que más me gusta!
      Besito.

  9. Ru
    24 septiembre, 2014 / 9:28 pm

    Me sumo a las que sufren…desde el 13 de julio (dia de la final del mundial de mierda), donde se me dio x llamar a mi ex (habiamos cortado hacia una semana), para tener la suerte de que me atienda un contestador de “Telefono apagado o fuera del area de cobertura” en portugues.
    Se me rompio el corazon en un millon de pedazos, y termine en guardia psiquiatrica. Medicada, y con psicologo y psiquiatra hasta el dia de hoy.
    Y sufriendo como pocas veces en la vida.

    No podemos permitirnos que la tristeza nos dure un año…Simplemente no podemos permitirnos eso.
    Me encanto lo que escribiste, pero pensa q quien no se banco tu peor version de vos (por lo de que arruinaste todo), tampoco se merece la mejor =)
    Besos!

    • Flor
      Autor
      24 septiembre, 2014 / 10:25 pm

      Uf, que fuerte lo que contás.
      El mas grande abrazo para vos desde acá <3

  10. Nicole
    25 septiembre, 2014 / 10:27 am

    Yo tenía un profesor que me dijo una de las mejores frases de mi vida.
    “Cuando estés mal, convertilo en obra”.

    Esto es lo que estás haciendo, bien por vos.
    Cuando quieras, pasáte por mi blog, que no es de moda, es más de los martes.Tal vez te gusta: colicartier.blogspot.com

    Besos, Flor. Vendrán otros. Uno pierde un amor, nunca la capacidad de amar.

    • Flor
      Autor
      25 septiembre, 2014 / 10:51 am

      Que lindo comentario Nicole <3
      Gracias!!

      Y me voy a dar una vuelta por tu blog, sin dudas.
      Besos!!

  11. 25 septiembre, 2014 / 3:53 pm

    El otro dia lo empece a leer en el trabajo y no se porque el celular no cargaba el resto y recien hoy me pude sentar a leer todo.
    No te imaginas lo identificada que me siento, comprendo cada una de las palabras que escribiste ahi porque estoy en lo mismo, lamentablemente en la parte en la que (creo) arruine todo, asi que viene la etapa de superacion.
    A veces aunque uno no lo crea es mas dificil superar un mes que varios años, las cosas no siempre pasan igual, mas alla del tiempo que uno este con esa persona.
    Creo que no podria haber expresado mejor los sentimientos que como lo lei aca.
    Un beso!!!!
    Caro

    • Flor
      Autor
      30 septiembre, 2014 / 10:39 pm

      Caro… tal cual! Me es raro ver que algo que duró tan “poco” tiempo esté tardando tanto en “irse” pero a veces son cosas que no podemos controlar.
      Gracias por leerme <3

  12. juli
    26 septiembre, 2014 / 12:00 am

    juro por dios q entre lagrimas te estoy leyendo ! me paso exactamente lo mismo..con los mismos meses..y aun esperando…se q esta terrrriblemente mal, pero qe loca la vida no ?
    como siguio la historia ? no lo viste mas ?

    • Flor
      Autor
      30 septiembre, 2014 / 10:37 pm

      Ay no, no me digas eso!
      La vida es loca, si, y nos da sorpresas.
      En mi caso, no, no lo vi mas :/

  13. Flor
    26 septiembre, 2014 / 11:15 pm

    Hace bastante tiempo sigo tu blog y nunca me había animado a comentar, pero con este lo necesitaba.
    Estoy pasando por algo parecido, los días pasan de blanco a negro y lo malo es que en cada aspecto de mi vida, está la persona que no quiero ver (compartimos la mayoría de actividades en la facultad).
    Me encantó tu post, y me hizo sentir que no soy la única que se siente así, que alguien pasa por el mismo huracán que tengo en mi cabeza. Por suerte tenemos amigas, tarjetas, peluquerías y bloggeras para hacernos sanar con el tiempo.. Al final todo nos sirve para aprender, aunque por momentos no sepamos muy bien qué…

    Un beso Flor, gracias por estos post!

    • Flor
      Autor
      30 septiembre, 2014 / 10:37 pm

      De nada!
      Me hace bien saber que me entienden, que me leen, que les pasa lo mismo, y que les gustan <3

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *