¿Cómo encontrar inspiración?

Ya hablamos sobre cómo encontrar nuestra creatividad interna y la manera de fomentar nuestra imaginación con los hobbys, ahora es el momento de conocer las distintas formas que tenemos para buscar la inspiración cuando nos sentimos perdidos.

Primero quiero contarles qué es exactamente la inspiración, no es un espíritu mágico que nos visita cuando tiene ganas, sino que es un proceso natural y espontáneo de la mente. De este proceso surgen distintas ideas y sensaciones que nos ayudan a resolver cualquier problema que se nos presente.

Ahora que ya sabemos qué es la inspiración, vamos a ver las formas en que podemos buscarla y encontrarla para despertar nuestra creatividad. Hay tres lugares en donde podemos hacer fluir la inspiración: en factores externos, en otras personas o incluso en nosotros mismo.

En cuanto a los factores externos, la forma más sencilla de inspirarse es leer o investigar sobre un tema, relacionado o no al área en la que necesitamos inspiración,  para encontrar nuevas ideas, posturas y soluciones que pueden ayudarte con cualquier problema.

Otra de las formas de encontrar inspiración es mirando a tu alrededor, pero mirando en serio. La mejor es cambiar algo en tu rutina, para sacar a tu mente del camino tradicional al que está acostumbrada y obligarla a mirar más, probar cosas nuevas y descubrir detalles que antes estaban ocultos.

También es una buena idea buscar inspiración en otros y aprender sobre cómo ellos resuelven sus problemas, puede ayudarte a encontrar una solución creativa. Podés mirar Instagram, Youtube, escuchar podcasts o leer un libro de las personas que admirás para encontrar nuevas ideas y motivación.

¿Y cómo encontrar inspiración en nosotros mismos? Liberando nuestra mente, dándole un descanso mientras meditamos, hacemos ejercicio o simplemente tomamos un café mirando por la ventana. Estas acciones dejan tu mente en blanco y seguro te ayudan a encontrar la inspiración que necesitás.

Pero si tu mente no se calla y está constantemente pensando y preocupándose, podés practicar la “escritura libre”, que se trata de poner todo lo que pase por tu cabeza en papel, dejando que la mente fluya aunque lo que escribas no tenga sentido. Esta es una técnica que uso mucho y cuando termino tengo una hoja llena de palabras, garabatos y flechas que me dejan ver con más claridad mis ideas.

Seguro que con alguna, o todas, de estas opciones vas a poder encontrar nuevamente la inspiración en esos momentos en los que sentís tu mente vacía. A todos nos pasa, pero no hay que rendirse, tenemos siempre que buscar la forma de dar vuelta la situación para poner a la imaginación bajo nuestro control.

Espero que les haya gustado el post y se inspiren con alguna de estas actividades,

¡Hasta la próxima!

Agos

https://www.instagram.com/theamandablog
Compartir en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube