Autores InvitadosMariela Gimenez

FINAL DEL AÑO Y ESTRÉS LABORAL: CLAVES PARA SOBREVIVIR A LA “RECTA FINAL”

¿No te pasa que cuanto más cerca de fin de año, más ganas de terminar y menos energía para lograrlo?

El famoso balance de fin de año suele ser una época que, por lo general, estresa o por lo menos nos pone sensibles. Diciembre, las fiestas, reencuentros familiares, objetivos cumplidos o no, entre otras cosas; adhieren a un cansancio propio y movilizan a muchos.

¿Qué pasa cuando a todo lo anterior se suman presiones y exigencias laborales? Cuando las demandas en el trabajo superan la capacidad de una persona para encarar o revolver las situaciones, puede manifestarse el estrés laboral o su estado crónico: el síndrome de burnout.

Mentalizate en tu ambiente laboral. Últimamente….

¿Te sentiste cansado físicamente a pesar de haber dormido las horas suficientes?

¿Te irritaste fácilmente con cuestiones que, objetivamente, no son “para tanto”?

¿Sentiste que bajó tu compromiso en el trabajo y lo disfrutas menos que antes?

Pensar en el trabajo ¿te bajonea, deprime o te pone intranquilo?

¿Sos incapaz de relajarte en ese espacio?

¿Tuviste alteraciones de sueño? (Insomnio/Hipersomnia)

SI respondiste positivamente a la mayoría de estas preguntas, entonces, “más vale prevenir que curar”. Te recomiendo:

  • Comunicate: hablá con tu entorno laboral, jefes, colegas, empleados, pares. Es probable que, a esta altura del año, no seas el único en esa situación y puedan pensar en soluciones posibles.
  • Practicá técnicas de relajación: practicar yoga o meditación ayuda muchísimo a la hora de controlar emociones y bajar un cambio.
  • Movete: bailá, andá en bicicleta, hacé deporte. Así liberamos endorfinas (una hormona antiestrés).
  • Descansá: no pasa nada si un día no vas al gym y te quedás en tu casa mirando Netflix. A veces “desconectar” es sumamente necesario.

¿Cuándo consultar a un profesional?

Cuando tus recursos personales no son suficientes para hacer frente a una situación estresante es sano buscar ayuda profesional. Si después de una semana estresante en el trabajo la oficina vuelve a la calma pero vos seguís con síntomas, es recomendable que consultes.

 

Nos leemos el mes que viene!

 

Leave a Response