Autores InvitadosNoelia Ramil

Desayuno con diamantes y un vestido que todas amamos ♥

Febrero es el mes del amor, y quién no se enamoró alguna vez de Holly Golightly, de sus historias  y de su vestuario?

La historia transcurre en Nueva York en 1943 y la protagonista es la bella Audrey Hepburn.
La mayoría de los vestidos que se usaron en la película fueron diseñados por 
Hubert de Givenchy y Edith Head fue la encargada de supervisar el vestuario.

 


EL traje característico de esta película es el famosos vestido negro de noche de satén, de corte sencillo y  recto.

El vestido original tenía recortes más pronunciados pero para Edith Head era demasiado provocador y por este motivo decidió modificarlo.
Givenchy decía que 
el vestido debe seguir el cuerpo de una mujer. No es el cuerpo el que debe adaptarse al vestido. 

El collar de perlas, la tiara y los guantes negros  y largos fueron los complementos perfectos para este vestido de seda.
El conjunto revolucionó el mundo de la moda y se convirtió en referente por excelencia de elegancia y estilo. Además fue nombrado como el mejor vestuario utilizado por una mujer en la historia del cine.

Holly es independiente, solitaria y soñadora. Vive dentro de su propio cuento, y sueña con dejar atrás su vida, casarse con un millonario y llevar una vida mejor.

A través del vestuario, ella busca imponerse otra forma de vida. Se refugia en él y lo adapta a su día a día.

Sus grandes anteojos, los vestidos al cuerpo y las perlas, sirvieron como fuente de inspiración para las mujeres en la elección de su vestimenta diaria.

Y Audrey con su figura estilizada, juvenil y osada sin perder sobriedad marcó una tendencia que se convirtió en su marca registrada.

El vestido negro es un comodín, una prenda atemporal. Es ideal para combinar con accesorios y complementos diferentes y se adapta a diversas situaciones.
Esta prenda se reinvento y revitalizó para posicionarse para siempre como un fondo de armario básico que permite utilizarse en incontables oportunidades y de diferentes maneras.


También formaron parte del vestuario conjuntos más descontracturados, como pantalón y sweater, trench, batas y camisas anchas y largas usadas como vestidos.

Pero también Audrey lució vestidos otros colores, como el naranja y el fucsia.

Ambos elegantes y sofisticados, acompañados siempre con los complementos perfectos.

 

Viste la película? Si aún no, andá corriendo a verla. Te vas a enamorar de la historia.

Tenés un vestido negro favorito? Es un básico que tenemos que tener, esta época de liquidaciones es ideal para adquirir uno, ya que es una prenda que no pasa de moda.

 

Nos leemos el próximo mes!

Noe

@noeramil

Fb: /noeramilblog

TW. @noeramil

https://noeramil.wordpress.com/

Leave a Response