USO Y ABUSO: ¿Sufrís de adicción al Smartphone?

El uso de los smartphones se está expandiendo cada vez más. Y es que trae muchos beneficios: permite estar conectados con nuestros seres queridos a pesar de la distancia, chequear correos sin necesidad de acceder a la compu, pagar las facturas, leer el diario y mil cosas más. Pero, sentémonos a pensar: ¿es esto del todo cierto?. ¿son únicamente beneficios los que conlleva el uso del celu?

Midamos las consecuencias

  • Cansancio en la visión
  • Dolores de cuello o espalda por la postura que adoptamos al utilizarlo-
  • Mayor predisposición a que sucedan accidentes de tráfico (aunque sabemos que no se debe usar el celular mientras conducimos, ¿quién no lo ha hecho alguna vez?)
  • Trastornos de sueño: el uso de tecnologías antes de dormir, produce una estimulación a nivel cerebral que dificulta la entrada en el sueño.
  • Aislamiento social: aceptémoslo. La tecnología que fue inventada para unir a las personas y mantenerlas conectadas entre sí, terminó aislándonos hasta en las cenas con amigos. No me digan que nunca estuvieron todos juntos bajo el mismo techo, pero cada uno con la mirada puesta en su smartphone.

 

¿Cómo saber si lo tuyo es adicción?

Si respondés afirmativamente a varias de las siguientes afirmaciones, entonces es hora de repensar el uso del celu y consumir de manera más consciente…

  • El síndrome de abstinencia: una jornada laboral sin el celular encima se siente como un día entero “con una pierna menos”, como si te faltara una parte. La falta de celu te produce: ansiedad, irritabilidad, tensión.
  • Nunca te separas del teléfono: cocinás, comés, dormís y vas al baño con el teléfono encima. Incluso en los momentos en que te juntás con amigos.
  • Compulsión a revisar: ¿mirás el celu en cada oportunidad, solamente para chequear que no hay nada nuevo ahí?. ¿lo agarraste para ver la hora y, quince minutos de redes sociales después, te olvidaste de chequear el reloj?
  • Problemas de concentración: escribir un informe, leer el diario te cuesta el triple del tiempo que antes, porque revisás y respondés cada mensajito que llega instantáneamente.
  • Pérdida de la noción del tiempo: te das un mini recreo para revisar facebook y de repente te das cuenta que pasaron 45 minutos.

 

Consumo consciente

Empecemos por pensar: esa llamada/mail/mensaje… ¿precisa de una respuesta urgente? Si no es así, terminá lo que estás haciendo. Después respondés. No dejemos de prestar atención al momento presente sólo por la inmediatez de responder.

Además, hay una nueva forma de chat en 3D, en directo y a través de la voz: se llama tomarse un café con alguien.

¡Hasta el próximo mes!

Sígueme
Flor
Flor

Find me on: Instagram

Compartir en

1 Comentario

  1. ROMINA FERREYRA
    21 mayo, 2018 / 11:46 am

    muy adicta, debería empezar a usarlo un poco menos!!!!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube