Cafayate: el camino elegido por los turistas

Y para este post vamos a viajar y salir un poco de la ciudad de Salta, para irnos de paseo a Cafayate. Un destino de los más lindos de la provincia, donde sus paisajes, bodegas y comidas típicas harán que quieran regresar cuando pisen suelo salteño.

Para llegar solo hay que tomar la ruta n68 y se puede llegar en bus particular, o de empresa turística o en auto. El camino resulta un paraíso por sí mismo, y vamos a ver de todo.

Saliendo de Salta, los primeros km pasaremos por varios pueblos, todos muy pintorescos y que por lo general en alguno se verá algún que otro festejo propio de alguna fecha en particular.

Camino a Cafayate-foto:google

Luego a 107 km de Salta se llegará a Alemanía. Vale la pena hacer un alto para observar lo que quedó de aquellos tiempos en que se respiraba oro y ferrocarril. Desde el pequeño pueblo empieza un paraíso visual propio que tiene como protagonistas principales a los Valles Calchaquíes.

La Quebrada del Río Las Conchas comienza a mostrarnos las huellas que dejó el viento, erosionando y dando forma a montañas de colores únicos y desde ahí en adelante podremos ir haciendo paradas en los diferentes atractivos turísticos hasta llegar a la ciudad.

“La Garganta del Diablo” es la primera de estas paradas y se trata de un verdadero agujero en la pared de una montaña que permite introducirnos en él para contemplar una especie de caverna sin techo.

Foto: google

Siguiendo la ruta, aparece “El Anfiteatro”, un lugar bellísimo donde el viento también ha logrado traspasar la piedra formando un sitio único donde desde la primera fila es posible observar la magia de la naturaleza. En este lugar suele haber algún que otro artista callejero brindando una especie de recital para la gente que llega hasta el lugar.

El “Obelisco” y el “Sapo” son las que siguen y desde ahí en adelante siguiendo la ruta, aparecen “Las Ventanas”, una de las últimas formaciones con las que se encuentra el visitante antes de arribar a la hermosa Cafayate. A través de ellas se ven los grandes médanos blancos salpicados por verdes viñedos o el río Colorado corriendo seco a lo largo de su arcilloso y rojizo suelo. Luego el camino va perdiendo altura y una larga recta se transforma en un valle al que se ha bautizado como Cafayate.

Iglesia de Cafayate-Foto:google

Ya en Cafayate podemos disfrutar de conocer la ciudad y comer en algún lugar donde nos sirvan los platos típicos de la zona.

Bodega Piatelli-Foto:google

Por último, disfrutar de un hospedaje en alguno de los hoteles de la zona o pasear por los viñedos y bodegas son algunas de las atracciones más recomendadas de la ciudad.

Pero eso lo vamos a ir viendo en los próximos posteos.

Ahora deleitense con este paisaje tan nuestro, tan Argentino.

Hasta un nuevo post…

@almaz.imagen

Compartir en

1 Comentario

  1. Laly Parodi
    4 octubre, 2018 / 2:45 pm

    Es un gran pendiente, hermosos lugares en nuestro País!! ♥♥

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube