¿CÓMO ERA LA MODA EN EL SIGLO XVIII?

Es a fines del siglo XVII cuando la moda comienza a tomar protagonismo de la mano del reinado de Luis XIV de Francia y su estilo Barroco. Este dio paso al refinado estilo llamado Rococó que, coincidió con el reinado de Luis XV, y se caracterizó por curvas sinuosas y motivos inspirados en la naturaleza. Es aquí donde la moda se eleva a la categoría de arte.

Para las mujeres el corsé y el miriñaque (una especie de armazón) servían para estrechar la cintura y ampliar la falda. Se llegó a tal nivel de exceso en su uso que podían medir varios metros y estar divididos en dos, uno para cada cadera lo que impedía a las mujeres entrar en un salón o sentarse.  Los accesorios se volvieron esenciales e incluyen abanicos, tocados y chales.

Madame de Pompadour, la preferida de Luis XV, será la encarnación del Rococó. Cuando  los lazos comerciales con el Lejano Oriente se consolidaron se dio paso a la importación de textiles y se la solía retratar con vestidos de seda china. Francia era el líder indiscutido y desde el Palacio Versalles imponía la moda.

El Robe à la Françoise (vestido a la francesa) era el traje de etiqueta para la Corte hasta la revolución. Sobrefalda, falda y guardainfantes o miriñaque. Si se están preguntando cómo se sentaban, les quito la duda: ¡NO LO HACÍAN!

La moda en la corte francesa se volvió exageradamente ostentosa, ornamentada y sofisticada y el peinado alcanzó dimensiones ridículas.

La Revolución Francesa y el resentimiento contra Luis XVI y María Antonieta dieron paso al Neoclasicismo, también llamado estilo Imperio. Relativamente sencillo, inspirado en la antigüedad grecorromana.

La simplificación fue un rechazo simbólico hacia la aristocracia y dominó la moda francesa a partir de 1780. Se defendía lo funcional y natural. Las sedas fueron reemplazadas por el algodón.

Durante los años de la revolución  la moda era usada, como instrumento de propaganda ideológica, por los sans culottes en rechazo a la vieja sociedad y aquellos que continuaban en el uso de trajes de seda eran considerados enemigos de la revolución. El nuevo estilo se caracterizaba por un vestido redondo, con cintura alta justo debajo del busto. Al poco tiempo, este fue sustituido por el vestido camisero de algodón.

.

Si quieren conocer más sobre ésta etapa, les recomiendo dos pelis : MARIA ANTONIETA (2006) y EL ADIÓS A LA REINA (2012).

Espero les haya gustado 🙂

Flor .-

Instagram:@vaevictisimagen

Facebook: Vae Victis Asesoramiento En Imagen

Compartir en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

YouTube