LOVE MY HAIR

Hola a todos! hoy quiero contarles como fue que volví a aprender sobre el cuidado del cabello. Y hablo de “volver a aprender” porque había muchísimas cosas que estaba haciendo mal y no lo sabía.

Mi cabello siempre fue una de las cosas que más cuidaba de mí desde siempre, mi mamá solía hacerme hermosas trenzas para ir a la escuela y eso me identificaba. Tener un cabello sano, fuerte y brillante es algo que a todos nos gusta. Hace un año corte mi cabello porque decidí donarlo a una fundación que hace pelucas oncológicas, eso fue algo que me motivó más a querer cuidarlo y que crezca lo más rápido posible, y voy a contarles las cosas que aprendí y comprobé.

Hablando de shampoo, este producto que usamos regularmente suele contener altos contenidos de sulfatos, que es lo que logra que haga espuma y limpian el cuero cabelludo y el pelo. El efecto negativo que tienen es que lo reseca si los usamos muy seguido, y además el cuero cabelludo empieza a secretar sebo en exceso produciendo que las raíces se vean brillantes . Los acondicionadores suelen contener petrolatos y siliconas, que son utilizados para dar brillo, pero no nutren, ni hidratan y tampoco reparan la fibra capilar. Puede que tu cabello se vea brillante luego de utilizar alguno de estos tratamientos, pero en realidad lo que hacen estos ingredientes es ocultar los efectos del daño que sufrimos como consecuencia de algunos malos hábitos como pueden ser:

  • Lavar tu pelo todos los días con shampoo.
  • Utilizar planchita y secador sin utilizar un protector térmico.
  • Dormir con el pelo mojado.
  • Atarlo muy tirante, si está mojado esto es peor.
  • Desenredar con fuerza.
  • Abusar de los tratamientos químicos.
  • No cortar las puntas cuando es necesario.

Para lograr eliminar aquellos componentes que producen daño al pelo, lo primero es leer las etiquetas de los productos que compras, y asegurarte que en los ingredientes no se encuentren ni sulfatos, ni siliconas,ni petrolatos. Lo siguiente fue optar por una rutina nueva para lavar mi pelo:

  • LOW POO: consiste utilizar un shampoo y un acondicionador libres de sulfatos, siliconas y petrolatos.
  • CO- WASH: en este método se utilizan dos acondicionadores libres de siliconas. Uno liviano para limpiar el cuero cabelludo y otro más pesado que contenga aceites, hidratantes, extractos naturales, proteínas, etc. que ayuden a desenredar y a nutrir la fibra capilar. Antes de iniciar esta técnica deberías lavarte el pelo con shampoo que contenga sulfatos para eliminar todo rastro de siliconas y petrolatos de tu cabello, y así comprobar los beneficios.

Espero que estos consejos te ayuden a apreciar el potencial de tu pelo y lo hermoso que es, si lo cuidamos de la manera correcta. Quiero agradecer a @doctorapelo por su increíble cuenta en instagram de donde aprendi mucho.Soy Valeria en instagram soy @valuji y @odonstudies.

Sígueme
Flor
Flor

Find me on: Instagram

Compartir en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *