Seúl: la ciudad más frenética que pueda existir

Destacados de un recorrido tras la piel perfecta, los celulares de alta gama, una economía explosiva y el Gangnam Style.

 

Estándar de belleza coreana

Piel inmaculada, nariz definida, mejillas de durazno, labios color cereza. Cuanto más occidentales sean los rasgos, mejor. Para conseguir, o al menos acercarse a esta imagen, algunos recursos que emplean coreanos y coreanas son:

Máscaras faciales en diferentes presentaciones y para diferentes fines como hidratación, suavidad, estiramiento, resistencia, anti-age y descanso. Mayo 2018, Seúl – Corea del Sur – Ph.: Jennifer Micó

Cirugía plástica

  • La más frecuente es la blefaroplastia (cirugía de doble párpado) y la segunda, la rinoplastía.
  • Muchos recurrieron al quirófano al menos una vez.
  • Es un regalo frecuente que los padres hacen a sus hijos al alcanzar la edad adulta.
  • Para el 2020 se espera 1 millón de turistas para realizarse algún tipo de cirugía cosmética.

Fobia solar. Una de las góndolas principales suele ser la de protectores solares. Hay uno para cada parte del cuerpo y de la cara. Muchos vienen en tamaño chico para poder llevar en la cartera y aplicarse a lo largo del día. Mayo 2018, Seúl – Corea del Sur – Ph.: Jennifer Micó

Productos

  • Algunos cambian su textura: polvos que se hacen serums, aceites que se convierten en espumas y aguas que después son cremas.
  • Los maquillajes no son tan importantes como los artículos para el cuidado de la piel.
  • Varían humectantes y lociones según la estación del año.
  • Entre los ingredientes naturales están el ginseng, la baba de caracol, el veneno de abeja, leche de camello y extracto de estrella de mar.

Bajo tierra. Las estaciones de subte suelen tener comercios de todo tipo (ropa, kioskos, café, centros de belleza). Mayo 2018, Seúl – Corea del Sur – Ph.: Jennifer Micó

Hábitos

  • Hombres y mujeres siguen una rutina de 10 pasos, que puede incluir hasta 18 productos.
  • El mercado de productos masculinos crece un 9% cada año.
  • Las mujeres gastan en productos de belleza el doble que las estadounidenses.

El uso de lentes de contacto de colores es popular. Así, hay negocios donde comprar este producto en muchos puntos de la ciudad (incluso en las estaciones de subte). Mayo 2018, Seúl – Corea del Sur – Ph.: Jennifer Micó

El barrio medieval copado de hipsters

La primera vez que leí sobre este distrito, pensé que era un parque temático. A veces, las reseñas de los turistas en plataformas como Tripadvisor pueden resultar confusas. Llegué, incluso, a buscar en qué horarios podría visitarla y cuánto costaba la entrada.

Café en Bukchon Hanok. Mayo 2018, Seúl – Corea del Sur – Ph.: Jennifer Micó

Sólo cuando, caminando por una calle que bordea el área, me pareció ver una construcción anacrónica decidí acercarme, entendí que ya hacía unos tres minutos que estaba en Bukchon Hanok.

Ventana de otro café en Bukchon Hanok. Mayo 2018, Seúl – Corea del Sur – Ph.: Jennifer Micó

Bukchon Hanok fue, durante 600 años, la aldea donde vivían altos oficiales del gobierno junto a sus familiares.

Local de ropa en Bukchon Hanok. Mayo 2018, Seúl – Corea del Sur – Ph.: Jennifer Micó

De 1392 a 1897, se construyeron y habitaron los hanok, casas coreanas tradicionales. Hoy, todavía conservan su apariencia histórica pero fueron renovadas y son sede de cafés, restaurantes y comercios de diseño en uno de los barrios más cancheros de Seúl.

Restaurante italiano en Bukchon Hanok. Mayo 2018, Seúl – Corea del Sur – Ph.: Jennifer Micó

La cárcel japonesa en medio de la ciudad

Aunque tenía lugar para 500 presos, llegó a albergar hasta 3500. Mayo 2018, Seúl – Corea del Sur – Ph.: Jennifer Micó

 

Seodaemun es la prisión que los japoneses construyeron en Seúl, hacia 1910, durante su  ocupación. Ahí, torturaban y ejecutaban a los soldados coreanos asociados a movimientos independentistas. Cuando los nipones abandonaron Corea del Sur, los dictadores locales siguieron usando el recinto hasta 1987.

El diseño de Seodaemun es similar al de muchas prisiones en el mundo. Mayo 2018, Seúl – Corea del Sur – Ph.: Jennifer Micó

Hoy, se pueden recorrer los interiores e incluso experimentar algunos de los métodos de tortura. Por ejemplo, hay cabinas muy estrechas en las que se metían a los presos para quedarse horas en una posición incómoda: ni sentados ni totalmente erguidos.

Cada vez que tengo la posibilidad, voy a ex cárceles. Seodaemun tiene un perfil educativo, con textos y fotos informativas por todas partes. Además, el día que fui había varios grupos de estudiantes de primaria haciendo visitas guiadas. Tal vez por esa razón no me resultó tan aterradora como el presidio de Alcatraz en San Francisco, o la Old Melbourne Gaol, donde el impacto fue tal que me bajó la presión.

Estación de subte. Mayo 2018, Seúl – Corea del Sur – Ph.: Jennifer Micó

Rascacielos, realidad virtual, shoppings de 7 pisos

Hacia el final del viaje me acerqué al Seúl contemporáneo. Después de las hanok medievales y la prisión japonesa, me dediqué a recorrer el lado de la ciudad que más había visto en fotos de la capital de Corea del Sur.

Arquitectura en Gangnam. Mayo 2018, Seúl – Corea del Sur – Ph.: Jennifer Micó

Un viernes a la tarde fui a al barrio de Myeongdong. Varias calles son peatonales y están atiborradas de negocios con maquillajes y productos para la piel.

Una esquina menos transitada en Myeongdong. Mayo 2018, Seúl – Corea del Sur – Ph.: Jennifer Micó

Entre comercio y comercio, no es raro encontrar puestos de souvenirs y de comida callejera.

Shopping Lotte Young Plaza. Mayo 2018, Seúl – Corea del Sur – Ph.: Jennifer Micó

Otro barrio propicio para hacer compras o recorrer vidrieras es Gangnam, al que Psy dedicó la canción con reproducciones récord en YouTube.

Centro de información turística en Gangnam. Mayo 2018, Seúl – Corea del Sur – Ph.: Jennifer Micó

Hombres con trajes de Michael Kors, mujeres con accesorios Prada, comercios colosales y pantallas publicitarias son frecuentes en cada metrópolis. Sin embargo, pueden tener un impacto mayor en Corea del Sur: en sólo 60 años, el país tuvo un crecimiento económico extraordinario.

Menú en un restaurante de Gangnam. Mayo 2018, Seúl – Corea del Sur – Ph.: Jennifer Micó

Abandonó el modelo agrícola de los 60s y, en 2016, alcanzó el puesto número 11 en el ranking mundial de las economías con mejor ingreso per cápita. Los factores del cambio fueron la alfabetización, el surgimiento de la clase media y la posibilidad que este sector social tuvo para exportar.

Helado de banana en microesferas. Mayo 2018, Seúl – Corea del Sur – Ph.: Jennifer Micó

El metro cuadrado en el barrio Gangnam cuesta unos 10000 dólares. El precio es casi cuatro veces más que en el resto del país. Si bien hoy se puede comparar este distrito con el Beverly Hills californiano, hasta la década de los 80s era una de las áreas menos desarrolladas de Seúl.

Samsung D’Light. Hay juegos interactivos, incluyendo uno con realidad virtual. Mayo 2018, Seúl – Corea del Sur – Ph.: Jennifer Micó

Así como Myeongdong era originalmente residencial, Gangnam era tierra fértil para peras y repollos. En muy poco tiempo, vecinos y granjeros cedieron el espacio para comercios, oficinas, jóvenes locales y turistas de todas partes del mundo. ¿Qué imaginar para los próximos 50 años?

Hasta aquí llegamos con el recorrido por Seúl. Por supuesto, no me fui sin antes probar unas cuatro máscaras faciales: cada una de un color, una textura, un perfume y un efecto distintos. Nos encontramos la próxima! Jenn

Compartir en

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *